Reseña historica

Reseña historica 2017-05-09T09:08:07+00:00

RESEÑA HISTÓRICA DE NUESTRA OBRA SOCIAL

En la reunión ordinaria del Consejo Directivo con fecha 16 de Agosto de 1954, se nombra la primera subcomisión de Asistencia Social, encargada de estudiar los servicios a brindar, las condiciones de los mismos y la contratación de los médicos y/ o instituciones medicas que atenderían los requerimientos de los afiliados.

Eran los primeros pasos en firme sobre un tema de vital importancia, el cuidado y asistencia de la salud de los afiliados del gremio Unión de Cortadores de la Indumentaria, aun con las imperfecciones y limitaciones que lógicamente se dieron en esos primeros años.

En reunión extraordinaria del Consejo Directivo del 30 de noviembre de 1954, se resuelve comenzar la actividad médica de atención y en Diciembre de este mismo año, se determina, asimilar a los beneficiarios titulares y al trabajador jubilado.

Su implementación 16 años antes que surgiera la Ley de Obras Sociales, señala con claridad la preocupación de esos dirigentes en tratar de paliar el déficit en asistencia hospitalaria. Dado el déficit en aumento de la asistencia medica, se resuelve en Asamblea General de Asociados, realizada el 15 de Abril de 1959, aportar el 0,5% del salario del personal de corte, con destino exclusivo a la Obra Social de Cortadores de la Indumentaria, este aporte sumado al ya existente aporte patronal, que trataba de cubrir las necesidades económicas de la medicina social.

Ya funcionaba desde Enero de 1959 el consultorio central a cargo del Dr. Florentino L Dall´Orso que atendía a los pacientes en una pequeña habitación anexa a la Academia de Corte, en la vieja casa de la calle México.

El Dr. Dall´Orso en casi 20 años de actuación como medico clínico, cirujano y Jefe del servicio Medico, dio a nuestra institución, su esforzada voluntad, por tal motivo el Consejo Directivo resuelve en reunión el 03/04/78 dar su nombre al Centro Medico que se estaba construyendo.

En menos de 2 años (1970), el Gobierno dicta la Ley 18.610 de Obras Sociales, que obliga a los Sindicatos que no tienen servicio medico incorporarlo; y a los que lo tienen ampliarlo incorporando el servicio a familiares en las mismas condiciones que hasta el momento se hacia con los titulares solamente.

Se adquieren en las fechas 05/12/72 y 08/01/74, dos edificios antiguos que demolidos permiten la construcción del Centro Medico Dr. Florentino L. Dall´Orso, inagurado el 15 de Diciembre de 1984.
Con el correr del tiempo, frente a la mayor demanda por atención medica, se aprueba la idea de edificar un Centro Medico que reúna las condiciones que el gremio necesita.

El Centro Medico contaba con nueve consultorios médicos, quirófano para cirugía menor, dos salas de enfermería, laboratorio de análisis clínicos, sala con tres boxes para kinesiología, endocrinología, Gastroenterología, Otorrinolaringología, Dermatología, Psicología para niños y adultos. Otro gran paso fue la apertura del laboratorio de Análisis Clínicos, el servicio de Ginecología y Obstetricia. El Servicio de Pediatría complementado por la provisión y aplicación sin cargo de algunas de las Vacunas del plan de Vacunación Oficial de los recién nacidos.

En los años 1987 a 1990 debimos afrontar la descomunal inflación que llego al 400% en algunos casos. No podíamos conocer nuestros propios gastos ya que el valor de la prestación que brindábamos aumentaba constantemente, además la dificultad para llegar tanto nosotros a nuestro trabajo, como los pacientes a la consulta debido a los reiterados paros, por lo que fue muy difícil ordenar la atención en el Centro Medico.

A principio de los 90 parecía que las cosas mejoraban y pudimos adquirir varios electrocardiógrafos, toda la aparatología para inagurar el consultorio de Oftalmología, un microscopio, una mesa de anestesia, un ecógrafo, un ecocardiografo, un microscopio para otorrinolaringología, un rinofibroscopio, un equipo de Rx, varios aparatos para kinesiología y repusimos instrumental necesario para enfermería. Contratamos más de 23 Clínicas y consultorios externos.

Pero a medida que los 90 avanzaban las cosas empezaron a empeorar.

Las prestaciones continuaban realizándose normalmente pero económicamente era difícil de afrontar, no podíamos permitir que se deteriorara nuestra asistencia medica, por lo que se decidió entregar al Sanatorio San Patricio quien en ese momento era el prestador mas importante, por facturas adeudadas la mesa de anestesia y el quipo de radiología, ya que no teníamos posibilidades de edificar lo necesario para su implementación.

Llegando al 2001 sin poder conservar todo lo que habíamos conseguido, también surgió el problema de los medicamentos, los que aumentaban día a día, la Cámara Argentina de Farmacias, con quien teníamos el contrato para el descuento, dejo de prestar servicios(a todas las Obras Sociales), los beneficiarios debían realizar el reintegro en nuestra Sede, nos tenia bastante preocupados ya que muchos no contaban con el efectivo (y mas en ese momento). Meses después el Ministerio de Salud dicto la Ley de medicamentos genéricos, lo que nos permitió comprar medicamentos genéricos a valores accesibles autorizadas por el ANMAT y a medida que el poder adquisitivo se fue recuperando comenzamos a comprar a distintos laboratorios hasta el día de hoy que contamos con medicamentos de primeras marcas. Así surgió la idea que la Mutual tramitara la habilitación de una Farmacia, “Farmacia de la Mutual de los Cortadores de la Indumentaria”, con la cual la Obra Social realiza un convenio, con el propósito que nuestros afiliados adquieran los medicamentos con sus correspondientes descuentos.

El avance tecnológico desde 1987 a la fecha nos obliga, en el área administrativa a computarizar permanentemente, también fue sumamente importante la adquisición de un Ecógrafo Doppler con el cual realizamos estudios de última generación y alta resolución. Por su uso se repuso el rinofibrolaringoscopio y elementos de enfermería como tensiometros, balanzas para más consultorios, compra de elementos ortopédicos como sillas de ruedas, camas ortopédicas, bastones, muletas, entre otros, para que los afiliados puedan acceder al elemento que necesitan para su rehabilitación correspondiente en forma de préstamo con prescripción medica.

Al día de hoy nos encontramos con una Obra Social, sólida, solidaria, dedicada y comprometida, que excede las prestaciones del Programa Medico Obligatorio, que cumple con las normativas vigentes, con los planes de promoción y prevención de la salud y que esta en continuo contacto con sus afiliados a través de las guardias permanentes.